Marketing de contenidos: Cómo ser un escritor y no morir en el intento.

Comparte esto:
Share

En la actualidad, las estrategias de Marketing están cada vez más relacionadas con la difusión de conocimiento para fidelizar clientes.

Dicha difusión se ha ido desarrollando cada vez más, gracias al desarrollo de Internet, el correo electrónico y las redes sociales hasta formar lo que ya se conoce como Marketing de contenidos.

El Marketing de contenidos es una estrategia en la que se exponen contenidos para demostrar una pericia sobre temas determinados para crear un clima de confianza que genere ventas.

La escritura es un proceso creativo que requiere constancia y dedicación diaria, además de un importante esfuerzo mental.

El camino para ser escritor es largo y, como muchas cosas importantes en la vida, está lleno de dificultades que pueden superarse para llegar a nuestro objetivo de publicar una obra.

Ser escritor requiere tener voluntad, dosis de imaginación y evolucionar como personas a lo largo de nuestras vidas.

En realidad, la escritura es una actividad en la que los profesionales se hacen estudiando la lengua en la que escriben, pero sobre todo escribiendo.

Las carreras universitarias de escritores no existen, en realidad todos comenzamos siendo aficionados a la lectura que decidimos hacernos escritores. Si quieres convertirte en escritor debes traspasar el umbral de la simple lectura de libros que te gustan y escribir, porque los escritores famosos llegaron a serlo escribiendo y no sólo leyendo. No lo olvides.

Sin embargo, encontrarás con dificultades que te harán pensar que es más fácil decir que hacer lo que digo arriba, sobre todo cuando tienes una vida diaria con obligaciones que complican mucho apartar tiempo y dedicarte a una actividad como la escritura en la que necesitas relajación y concentración para que fluyan las ideas.

Si eres una de esas personas que está intentando combinar la pasión de escribir con la vida laboral y familiar, este es un artículo que te puede interesar para recoger ideas y no acabar abandonando una actividad que te gusta y contribuye a tu desarrollo personal.

Lo normal, sobre todo en los inicios, es que la escritura sea una actividad que hay que combinar con el trabajo o los estudios, además de tener presente la vida social y familiar.

Por ahí hemos pasado todos, incluidos los escritores famosos. Es importante recordar esto para no perder la motivación.

Lo mejor es comenzar organizando tu tiempo para poder escribir; es sin duda lo esencial, hay que apartar tiempo para sentarse a escribir. El momento para hacerlo depende de tu situación personal. En el caso de personas ocupadas como tú el tiempo es oro, así que aprovéchalo bien.

Durante las 24 horas del día, siempre hay tiempos muertos en el que puedes dedicar un rato a la escritura como por ejemplo en la pausa para comer, ojo no digo que dejes de comer para escribir, sino que aproveches algunos momentos libres para desarrollar tus ideas, hacer anotaciones o crear personajes.

Los momentos cortos de los que disponemos vienen bien para hacer anotaciones rápidas como son ideas generales para un artículo o libro, y el desarrollo de personajes para nuestras obras.

Por eso, es importante llevar siempre una pequeña libreta y bolígrafos para anotar las ideas que nos vienen a la cabeza, junto con el móvil que también dispone de herramientas como la grabadora o una libreta de anotaciones en las que se puede recoger ideas.

A lo largo de la semana surgen momentos más largos en los que podemos sentarnos con más calma para desarrollar borradores o corregir textos. Es entonces cuando la negociación con la familia es clave para apartar momentos en los que no tengas interrupciones. Es importante pactar con la familia estos momentos para evitar discusiones. El hogar debe ser un ambiente relajado que contribuya al desarrollo de nuestros proyectos. La familia debe ser parte de tu proyecto.

Este último punto puede ser difícil si convives con personas que ven la escritura como un pasatiempo o algo propio de profesionales, pero recuerda que los profesionales de la escritura no nacen, se hacen y que las cátedras universitarias de escritores no existen. No pierdas tu tiempo intentado convencer a nadie de lo que haces. Tú escribe pero con el tiempo de casa pactado, los resultados te avalarán después.

Si estás convencido del éxito, sólo tienes que perseverar y buscarlo. No escuches las voces negativas que buscarán desanimarte, en general suelen ser gente que no tienen conocimiento y poco te pueden aportar. La respuesta a esto debe ser simplemente ignorar lo que digan y dedicarte a escribir.

Sin embargo, hay que ser realista y prever posibles interrupciones por obligaciones familiares que no se pueden postergar debido a accidentes e imprevistos. Ten paciencia, tu rendimiento se resentirá y debes tomarlo en cuenta para hacer planificaciones realistas. Recuerda que lo importante para escribir es hacerlo teniendo constancia y perseverancia, al final lograrás terminar tu obra si no abandonas.

Muchas veces te sentirás cansado y estarás tentado a postergar el momento de escribir. No cedas a esa tentación o acabarás dejando la escritura y luego lo lamentarás. Es importante que no pase una semana en la que no hayas dedicado tiempo a tu obra. Si realmente te gusta escribir persevera y no abandones. El camino al éxito como escritor está en perseverar, no en abandonar.

A veces las ideas vienen de forma rápida e inesperada y es importante no perderlas. Hay que usar todos los medios disponibles para desarrollar ideas y para gente ocupada como tú, lo mejor es combinar medios tradicionales como la libreta y los lápices con el uso del móvil y los ordenadores.

Ten en cuenta que gracias a la tecnología podemos usar el móvil para hacer anotaciones rápidas y conectarnos a Internet con lo que podemos avanzar el trabajo fuera de casa, incluso se puede usar la grabadora o la cámara del teléfono para recoger las ideas y trabajarlas después cuando estemos menos ocupados. Incluso hay aplicaciones móviles y de ordenador que sirven para inspirar ideas y trabajar borradores fuera de casa.

Intentar escribir todos los días es un consejo que leerás en muchos libros y blogs sobre escritura creativa. Eso sería lo ideal pero la escritura creativa es una actividad que exige un importante esfuerzo mental, y hacerlo constantemente puede generar bloqueos en los que sencillamente el proyecto se atasca. Puede ser que haya personas con la capacidad de escribir constantemente pero no es algo al alcance de todos. En ese sentido eres tú mismo el que debe medir tus capacidades.

Relacionado con esto último te sugiero que desarrolles un sistema de trabajo propio de acuerdo con tus capacidades. Cada persona es diferente y las situaciones personales también. Por lo tanto, tu sistema de trabajo debe estar adaptado a tu situación particular y una vez establecido el sistema debes seguirlo sin dudar. Si no puedes escribir diariamente, no pasa nada por escribir entonces semanalmente. Lo importante es no dejar de hacerlo.

También es importante apartar tiempo para despejar la mente, dar paseos y dedicar tiempo a la lectura, así mantenemos la mente fresca y evitamos bloqueos creativos que pueden hacernos abandonar la actividad de escritura. Compartir tiempo con la familia es importante también.

Nunca creas que lo has aprendido todo sobre la escritura, enriquece tu vocabulario y estilo, jamás dejes de aprender.

No temas equivocarte, puede ser que algún proyecto no tenga el éxito que esperas. Pero de las equivocaciones se aprende y es importante no desanimarse, ni dejarse desanimar por cometerlas. Las equivocaciones forman parte del proceso de aprendizaje. Lo importante entonces es rectificar.

Y por último, haz planificaciones realistas acordes con tu tiempo disponible y tu sistema de trabajo para desarrollar las obras literarias. La planificación es importante para desarrollar nuestros proyectos en un tiempo razonable. Si planificas las posibilidades de éxito siempre serán mayores.

Comparte esto:
Share