Warren Buffett: Un inversionista de valor exitoso

Comparte esto:
Share

Considerado un gurú de las finanzas, Warren Buffett es uno de los hombres más ricos del Mundo, y su fama como inversionista capaz de predecir el futuro de los mercados le ha valido el apodo de “El Oráculo de Omaha”.

Conocido por sus estrategias de Inversión en valor, y su austeridad personal; ha logrado generar una fortuna que lo convierte en uno de los inversionistas más influyentes gracias a su impresionante tasa de aciertos a la hora de hacer inversiones.

Al ser hijo de un agente de Bolsa, desarrolló un especial interés por los negocios desde muy joven; esto le llevó en sus inicios a repartir periódicos y experimentar con varios tipos de negocio a los que dedicaba un tiempo parcial mientras era estudiante en la Universidad de Pensilvania, lo cual le permitió acumular una experiencia que le sería muy útil en sus negocios futuros.

Sin embargo, fue en su época como estudiante de Economía en la Columbia Graduate University Business School donde su trayectoria como inversionista tuvo un giro decisivo tras recibir enseñanzas del catedrático británico Benjamin Graham, hombre conocido por sus teorías de la Inversión en valor (Value Investing).

Las enseñanzas de Graham marcaron el estilo de inversión de Buffet para siempre, y le ayudaron a crear sociedades exitosas que han generado un promedio de rentabilidad anual de 23 por ciento, algo superior a la media del mercado.

Para profundizar un poco en la vida de Warren Buffett se puede buscar libros como “Snowball: Warren Buffett and the Business of Life” o “Buffetology”, que son biografías de este personaje de las finanzas, y destacan aspectos interesantes de su trayectoria.

Después de años de experiencia como inversor, Buffett terminó desarrollando una filosofía de inversión que se puede resumir en los siguientes puntos clave:

  • Nunca invierta en un negocio que no pueda entender
  • Si no puede ver caer su inversión en un 50% sin entrar en pánico, no invierta en el mercado de valores
  • No intente predecir la dirección del mercado de valores, la economía, los tipos de interés o de las elecciones
  • Compre compañías con un buen historial de beneficios, y posición dominante en el mercado
  • Sea temeroso cuando otros sean codiciosos, y sólo codicioso cuando otros sean temerosos
  • El optimismo es el enemigo del comprador racional
  • La capacidad de decir “no” es una enorme ventaja para un inversor
  • Gran parte del éxito puede atribuirse a la inactividad, ya que la mayoría de inversores no resiste la tentación de comprar y vender constantemente, pero la piedra angular de las inversiones debe ser el letargo, hasta el punto de rayar en la pereza
  • Las oscilaciones salvajes de precios están más relacionadas al comportamiento de los inversores, que a los resultados empresariales
  • Un inversor necesita hacer muy pocas cosas bien si evita cometer grandes errores, ya que no es necesario hacer algo extraordinario para conseguir resultados excelentes
  • No tome en serio los resultados anuales, sino los promedios de cuatro a cinco años de esos resultados
  • Céntrese en el retorno de la inversión (ROI), el nivel de endeudamiento y los márgenes de beneficio
  • Busque compañías con altos márgenes de beneficio
  • Calcula las “ganancias del dueño” para conseguir una reflexión verdadera del valor
  • Invierta siempre a largo plazo
  • El consejo de que “nunca se quiebra tomando un beneficio” es absurdo
  • Recuerde siempre que el mercado de valores es maníaco-depresivo
  • Compre un negocio, no alquile las acciones
  • Busque empresas con mercados amplios, fuerte imagen de marca, y consumidores fieles como Gillette o Coca Cola
  • También son interesantes algunas compañías con marcas consolidadas, pero que están infravaloradas por dificultades transitorias. Para encontrar estas oportunidades, deben aprovecharse los mercados bajistas
  • Busque compañías con gran capacidad de generación de efectivo y que, una vez en marcha, no necesiten grandes reinversiones
  • Cuanto más absurdo sea el comportamiento del mercado, mejor será la oportunidad para el inversor metódico
  • Pregúntese si el negocio tiene perspectivas favorables a largo plazo, y si este tiene un historial de funcionamiento constante
  • No deba dinero que no va a estar en capacidad de poder pagar

 

Sin lugar a dudas, se trata de todo un referente a seguir por todo emprendedor interesado en las inversiones y finanzas.

Comparte esto:
Share