Coronel Sanders: Nunca es tarde para emprender.

Comparte esto:
Share

“Sólo he tenido dos reglas: Haz todo lo que puedas y hazlo lo mejor que puedas. Es la única manera en la que lograrás grandes cosas en la vida.”

Coronel Harland Sanders, fundador de KFC

 

Aquí tenemos la biografía de un empresario que logró emprender con constancia y perseverancia. Se trata del fundador de la famosa cadena de comida KFC (Kentucky Fried Chicken), el restaurante de venta de pollo frito más grande del Mundo.

Harland David Sanders fue un emprendedor americano nacido en el seno de una humilde familia irlandesa, en la que su padre murió cuando él apenas tenía cinco años de edad, lo que le obligó a aprender a cocinar desde muy pequeño para atender a sus hermanos.

En general, tuvo una vida muy dura y agitada en la que abandonó la escuela a los doce años, y recibió malos tratos de su padrastro que le obligaron a abandonar el hogar familiar.

A los 15 años falsificó su certificado de nacimiento para alistarse en el Ejército de los Estados Unidos, y completar su servicio militar en la Guerra de Cuba.

Al finalizar la guerra desempeñó todo tipo de trabajos, desde marino mercante, vendedor de seguros hasta granjero; de los que sacó experiencia, pero no alcanzó el éxito.

En lo personal estuvo casado dos veces, teniendo el divorcio de su primera pareja en 1947 para después casarse con su pareja definitiva, Claudia Price, con la que vivió hasta el final de sus días.

En 1929, logró abrir una pequeña estación de servicio con restaurante en Corbin, Kentucky donde cocinaba diversos platos y desarrolló su receta de pollo con hierbas y especias con la que tendría éxito después.

En aquellos años su popularidad como cocinero creció hasta el punto de que el Gobernador de Kentucky le dio la máxima distinción honorífica del estado, nombrándolo “Coronel de Kentucky” en 1935.

Sin embargo, en 1950 se vio forzado a vender su negocio debido a la construcción de una autopista que redujo sus clientes, que le dejó con unos ingresos muy bajos, pero también con una receta de pollo frito que había patentado en 1940 con la que montó un restaurante en 1952, a pesar de las dificultades, en Salt Lake City (Utah) bajo el nombre de Kentucky Fried Chicken.

Al principio cocinaba el pollo en una sartén, pero con el tiempo lo hizo en una freidora a presión para acelerar el servicio y así empezó a expandir su negocio a través de franquicias en las que cedía su receta de pollo a cambio de un royalty de cinco centavos de dólar por pieza vendida.

Para respaldar su expansión, Sanders desarrolló una estrategia de Marketing en la que realizó demostraciones personales para vender su producto luciendo una apariencia personal con bigote canoso, perilla y traje blanco que distinguiría la imagen del KFC para siempre.

Ya en 1964, el Coronel Sanders vendió la cadena KFC a un grupo inversor a cambio de 2 millones de dólares y un salario vitalicio de 40.000 dólares al año para hacer apariciones públicas de promoción como embajador de la marca.

Con el tiempo el sueldo de Sanders se incrementó hasta los 200.000 dólares anuales, y en 1968 volvió a abrir un restaurante familiar en Shelbyville, Kentucky con el nombre de su esposa, el Claudia Sanders’ Dinner House.

Para 1970 Sanders decidió abandonar el consejo administrativo de KFC, pero permaneció como embajador de la marca hasta su muerte.

Harland murió en 1980 dejando como legado el concepto de negocio KFC que cuenta con más de 20.000 restaurantes en más de 120 países y su imagen, que continúa siendo la señal distintiva de la cadena por todo el Mundo.

Así este emprendedor demuestra cómo es posible emprender incluso cuando parece tarde para hacerlo.

Comparte esto:
Share