Empresas Polar: Sabor venezolano con compromiso social.

Comparte esto:
Share

“En la vida todo se puede construir y hacer, siempre y cuando sea para el bienestar general.”

Juan Lorenzo Mendoza Quintero

 

Empresas Polar es una corporación venezolana del sector alimentación con sede en Caracas , que nació como un proyecto empresarial en el que sus miembros siempre creyeron posible construir una empresa con fuerte compromiso en el bienestar social, que fuera rentable.

La empresa surgió en los años 40, de la mano del joven abogado Lorenzo Alejandro Mendoza Fleury, en una época de grandes cambios en una Venezuela que había salido de la dictadura del general Juan Vicente Gómez, hombre que gobernó el país con mano de hierro hasta 1935, manteniéndolo como un país rural anclado en el siglo XIX, con una tímida apertura de concesiones petroleras que más tarde ayudarían a los gobiernos siguientes en la tarea de modernizar el país.

Bajo este clima de cambios y modernizaciones, Lorenzo Mendoza tomó las riendas del negocio familiar, Mendoza y Compañía, empresa dedicada a la fabricación de velas y jabones; para fundar las bases de la Cervecería Polar, que evolucionó hasta ser, en la actualidad, una de las principales corporaciones de Latinoamérica con una amplia diversificación de productos dentro del sector de alimentos.

El proyecto empresarial no estaba exento de riesgos, aunque Venezuela estaba en una época que favorecía la inversión en proyectos nuevos, el inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939 planteó retos importantes para montar la Cervecería Polar, nueva empresa que necesitaba importar toda la maquinaria necesaria para elaborar cervezas desde Europa, en una época en la que los barcos de mercancías eran atacados y se podía perder toda la inversión.

A pesar de las dificultades, Lorenzo Mendoza decidió asumir el riesgo de comprar la paila de cocimiento necesaria para montar la primera planta de Cervecería Polar en Antímano, teniendo suerte de que la maquinaría llegó desde Europa a Venezuela sin mayores problemas en la Navidad de 1939.

Superadas las dificultades iniciales, la Cervecería Polar inició sus operaciones en 1941 con la competencia de 14 marcas de cervezas distintas en una Venezuela todavía rural, con una escasa población mayoritariamente joven, y un mercado relativamente pequeño.

La competencia fue dura pero la determinación de Lorenzo Mendoza, gran ejemplo de Liderazgo positivo, fue decisiva para rodearse de personas que le ayudaron en su tarea, como el maestro cervecero Carlos Roubicek, checoslovaco de origen judío que reformuló la Cerveza Polar para convertirla en una bebida refrescante, adaptada a las preferencias del público venezolano.

Desde los inicios la empresa tuvo la filosofía de que lo más importante era la gente, y con esa idea promovió en sus trabajadores los principios de excelencia, compañerismo y sentido de pertenencia que han sido la clave del éxito de Empresas Polar para superar la fuerte competencia en el sector alimentos que tuvo que enfrentar en muchos casos.

Superadas las dificultades iniciales, Empresas Polar ha ido creciendo a través de varias generaciones siempre aportando soluciones a las necesidades alimenticias de la sociedad.

Entre estas soluciones destaca el aporte del ingeniero Juan Lorenzo Mendoza Quintero, que industrializó el proceso para realizar la harina de maíz precocida, base para cocinar la Arepa, plato típico del venezolano que corría el riesgo de desaparecer por lo cambios en el ritmo de vida en Venezuela durante la intensa modernización de los años 50.

La industrialización de la harina de maíz permitió crear el producto Harina PAN que marcó un antes y un después haciendo que la preparación de la Arepa, y otros alimentos típicos como la Hallaca fueran mucho más rápida y sencilla.

A partir de entonces, la introducción de productos como Toddy, Maltín Polar, Cerveza Polar, Helados EFE, Mayonesa y Mantequilla MAVESA, Arroz y Pastas Primor, Aceite de maíz Mazeite, y Perrarina serían ejemplo de la aplicación de la filosofía de Polar en su compromiso con el bienestar social aportando soluciones a las necesidades alimenticias del venezolano. Afrontando expansiones del negocio de manera racional, incluso fuera de Venezuela a países como Colombia y Estados Unidos, pero sin perder de vista que la prioridad es la gente para ser líderes en el mercado.

Junto a la consolidación de las expansiones se creó la Fundación Polar, organización que canaliza toda la acción social de Empresas Polar y los planes de jubilación para los empleados que funciona desde 1972.

Una empresa sin duda competitiva que ha logrado incluso producir una marca de vino en un país tropical, Bodegas Pomar. Todo un modelo de empresa con compromiso social y Liderazgo positivo a seguir junto al de otros empresarios latinoamericanos como Carlos Slim.

Comparte esto:
Share