Filosofía Toyota: Modelo de excelencia y compromiso social.

Comparte esto:
Share

Toda buena empresa tiene una buena filosofía, y en ese sentido Toyota no es la excepción.

El caso de Toyota es digno de admiración en muchos sentidos por ser una empresa que a lo largo de su historia ha hecho aportes revolucionarios que la han convertido en líder de sus sectores de negocio, cambiando la forma de ver y hacer las cosas en la gestión empresarial de Japón, y la industria de todo el Mundo.

Sus aportes en materia de Liderazgo y Productividad industrial han traspasado las barreras de los sectores textil y automotriz con la creación de un sistema de producción basado en una filosofía con compromiso social que han convertido a esta empresa japonesa en modelo de referencia global.

Lo que empezó como una empresa de maquinaria textil en 1926, fundada por Sakichi Toyoda, terminó convirtiéndose en la Corporación Toyota, una de las empresas japonesas más rentables con presencia en los cinco continentes y negocios en los sectores automotriz, textil, biotecnología y robótica en los que ha hecho innovaciones punteras bajo la dirección de sus fundadores, la familia Toyoda.

El cómo Toyota ha logrado convertirse en un modelo a seguir en la industria sólo puede explicarse a través de la comprensión de su filosofía de empresa, con raíces muy profundas en la cultura japonesa en la que el trabajo en equipo es importante para alcanzar objetivos que beneficien a toda la Sociedad.

Con esa mentalidad, la empresa estableció un conjunto de principios conocidos como Filosofía Toyota, que han servido de base para desarrollar el sistema de producción conocido como Toyotismo, sistema implantado en diversos sectores alrededor del Mundo con más o menos éxito.

Su desarrollo se atribuye se atribuye al fundador, Sakichi Toyoda, su hijo Kiichiro Toyoda y el ingeniero Taiichi Ohno, entre 1946 y 1975, partiendo de la noción de reposiciones de stock en los supermercados, que les llevó a las conclusiones lógicas del sistema de producción Just in Time.

Este desarrollo fue en realidad una evolución dada por las circunstancias de Japón, salida de la derrota en la Segunda Guerra Mundial, y la necesidad de ofrecer productos con alto valor añadido para competir en el mercado.

Pero todo esto ha sido posible teniendo en mente dos principios lógicos sobre los que se basa toda la filosofía de la empresa que son:

  1. Mejora continua mediante una evolución e innovación para hacer las cosas, que permita superar los desafíos mediante la toma de decisiones correctas
  2. Respeto por las personas, valorándolas como seres humanos con capacidad de alcanzar acuerdos, asumir responsabilidades, y crear vínculos de confianza que favorezcan el trabajo en equipo

Se trata de una filosofía que entiende la importancia de las personas, y la necesidad de tratarlas como tal que ha ayudado a implementar un proceso industrial de “automatización con toque humano” (Jidoka), que reconoce la humanidad de los trabajadores como seres susceptibles de cometer errores, y la necesidad de implementar controles de calidad para subsanar los posibles defectos producidos por estos errores.

Ya partiendo de los dos principios básicos, se desarrolló el resto de la filosofía a lo largo de los años que, es el secreto del éxito de Toyota como empresa en la actualidad, estableciendo las siguientes premisas:

  • Tomar decisiones pensando siempre en el largo plazo, sacrificando incluso ganancias a corto plazo en favor del largo plazo
  • Usar sistemas de producción que mantengan la Armonía, principio muy arraigado en la cultura japonesa, evitando la sobreproducción
  • Tener en cuenta que los procesos correctos producirán resultados perfectos
  • Nivelar la carga de trabajo (heijunka) para minimizar el desperdicio de material, y no quemar al personal o sobrecargar la maquinaria, cosas que al final reducen la calidad del producto
  • Saber cuando parar la producción para solucionar problemas desde el principio, y evitar así desperdicio de recursos
  • Estandarizar las tareas y procesos ayudan a la mejora de la productividad
  • Usar sistemas de control que hagan los problemas fácilmente identificables y corregibles
  • Utilizar tecnologías cuya eficacia este comprobada en los procesos productivos
  • Aumentar el valor de la organización mediante la mejora continua del personal y los directivos
  • Fomentar el Liderazgo positivo en la empresa
  • Implementar procesos de tomas de decisiones por consenso como base del trabajo en equipo
  • Poner en marcha las decisiones tomadas lo antes posible
  • Mantener el respeto en las relaciones con las personas siempre, ayudándoles a mejorar
  • Tener presente que el éxito es siempre un logro del equipo, no del individuo
  • El trabajo debe beneficiar a las personas en general, y a la Sociedad en general para lograr la Armonía en la organización

 

Gracias a estas premisas, Toyota ha implementado un sistema para instruir a otras organizaciones en su sistema y filosofía de trabajo y así puedan servir mejor a las personas con las que trabajan. Diferentes ONG y asociaciones sin fines de lucro se han beneficiado de este conocimiento mejorando en su misión.

Aunque los métodos de producción cambian continuamente, la filosofía en que se basan sigue siendo en esencia la misma, y es el secreto para tener una empresa altamente competitiva. Pensar siempre en beneficiar a las personas es la clave del éxito.

Comparte esto:
Share