Las 10 Reglas capitales para invertir en Bolsa.

Comparte esto:
Share

Invertir en Bolsa nunca ha sido fácil y es, sin duda, una de las maneras más difíciles de gestionar dinero desde que se abrieron las primeras Bolsas de Valores en Amberes y Amsterdam durante el auge de los imperios coloniales.

Desde sus inicios, las Bolsas han ido evolucionando a lo largo del tiempo en variedad y complejidad de activos subyacentes para canalizar el ahorro hacia la inversión como fin primario de estas, y retornar beneficios después en contraprestación por el riesgo asumido.

Dicha complejidad ha ido aumentando junto con la accesibilidad a las inversiones bursátiles para un número cada vez mayor de personas, dejando de ser actividades exclusivas de las clases adineradas que ahora están al alcance de cualquier persona con conexión a Internet.

Sin embargo, el entorno de la Bolsa es complejo y requiere un estudio previo para comprender su funcionamiento y no tomar decisiones equivocadas que pueden hacer perder la totalidad de los ahorros personales, e incluso familiares.

Grandes fortunas se han perdido en la Bolsa por ignorar las reglas de los Mercados, o creer en gurús que afirman predecir su futuro que, por la naturaleza de su funcionamiento, es muy incierto.

Aunque no existen formulas infalibles para invertir en Bolsa, se pueden establecer unas reglas generales basadas en el funcionamiento de los Mercados y las Finanzas en general.

Siguiendo estas reglas capitales, el inversor en Bolsa debería poder invertir dinero con resultados satisfactorios siempre y cuando se tenga presente que la seguridad total en Bolsa no existe.

Así las 10 reglas capitales para invertir en Bolsa son:

1. No meterse en Bolsa hasta tener una cultura financiera formada que permita tener una comprensión de los Mercados.

Hay que tener un conocimiento de cuáles son las principales Bolsas de Valores en el Mundo, los índices bursátiles, saber qué es un activo subyacente y cómo funciona, cómo los acontecimientos afectan a la Bolsa de Valores y cómo la fiscalidad afecta los beneficios.

Tener un conocimiento de cómo funcionan los mercados es imprescindible si se pretende ganar dinero con ellos y tener conocimientos básicos de Economía ayuda a no perderlo en inversiones insensatas.

Aunque no existen carreras universitarias sobre La Bolsa, si existen cursos impartidos por Casas de Bolsa y Brokers que permiten a cualquiera obtener los conocimientos elementales sobre la misma.

Sin embargo, formarse como inversor bursátil es una tarea que requiere un reciclaje y desarrollar interés por el aprendizaje continuo.  Es en parte una actividad autodidacta que depende más de la voluntad que de la fortuna personal.

2. Los mercados son impredecibles.

La inversión en Bolsa es una actividad muy relacionada con la Psicología humana que, por lo general, hace que las personas tengan aversión a PERDER DINERO.

Dicha aversión puede degenerar en un pánico contagioso conocido como Pánico de los Mercados en el que las compras y ventas compulsivas son consecuencia de esa aversión humana a perder dinero que puede generar un alto nivel de estrés psicológico en la toma de decisiones financiera.

Este pánico es una de las razones principales por las que los inversores pierden dinero, y lleva a creer en gurús y oportunistas que afirman poder predecir el futuro de los Mercados.

En realidad, nadie puede predecir el futuro de los Mercados sin caer en el terreno de la especulación y la mejor manera de protegerse de la incertidumbre es formar una Cartera de Valores correctamente diversificada.

3. Nunca invertir dinero que se vaya a necesitar durante los próximos dos años.

Tener dinero líquido es importante para solucionar problemas financieros inmediatos o aprovechar oportunidades de negocio que se presentan a lo largo de la vida.

Al invertir en Bolsa hay que hacerlo con dinero líquido sobrante, es decir, ahorro que no se vaya a necesitar para cubrir necesidades inmediatas que obliguen a deshacer la inversión en condiciones desventajosas que hagan perder dinero.

Normalmente hay que dejar el dinero comprometido en activos subyacentes durante un período de tiempo para rentabilizar las inversiones de Bolsa. Se trata entonces de un dinero no disponible para el consumo o cubrir emergencias, sino para que las empresas lo utilicen y retornen al inversor un beneficio a cambio de este “préstamo” temporal de su dinero.

Por lo tanto, es importante que el dinero que se invierta en Bolsa no se toque hasta tener un retorno de la inversión que proporcione ganancias. Esto puede ocurrir en plazos muy largos de tiempo y la inmediatez es enemiga de la obtención de beneficios en la Bolsa.

4. Entender muy bien las características de cada activo subyacente en el que se invierte.

Hay que saber que no es lo mismo una acción, que un ETF, un CFD, opciones PUT/CALL o un BONO SOBERANO A TIEMPO DEFINIDO; aunque TODOS son ACTIVOS SUBYACENTES se debe tener claro que cada uno de ellos tiene características particulares que se deben entender perfectamente para no perder dinero con ellos.

Ganar dinero en Bolsa requiere tener un cuidado exquisito con los detalles y no hacerlo puede acarrear pérdidas de patrimonio muy importantes.

Tener un conocimiento detallado de los ACTIVOS SUBYACENTES es imprescindible para no perder dinero en Bolsa.

5. Diversificar la Cartera de Inversión y nunca mezclar estrategias de inversión diferentes dentro de una misma cartera.

Se debe tener claro desde el principio que Inversión y Trading no son lo mismo; aunque son actividades que están relacionadas con la Bolsa de Valores, tienen estrategias de inversión diferentes.

El TRADING se fundamenta en un Análisis Técnico en el que las gráficas juegan un papel importante para fundamentar las decisiones para intentar obtener RETORNOS DE INVERSION en plazos cortos de tiempo (inferiores a un año), mientras que la INVERSION toma en cuenta también el Análisis Fundamental para tomar decisiones y los plazos de tiempo para ganar dinero suelen ser superiores al año.

Por lo tanto, es muy recomendable NO MEZCLAR estrategias y estilos de inversión diferentes en una misma CARTERA DE VALORES, si se quiere experimentar con estrategias diferentes se debe crear Carteras de Inversión diferentes para cada Estrategia de Inversión, y NUNCA sacar dinero de una cartera exitosa para compensar las pérdidas de otra cartera.

6. Conocer bien las regulaciones fiscales y bancarias que afectan a la Bolsa de Valores.

La sorpresa más desagradable en materia de Dinero suele darla Hacienda, normalmente las ganancias en Bolsa están gravadas con impuestos y cánones directos, además de influir sobre el Impuesto de la Renta después.

En muchos casos hay que añadir además las comisiones de gestión de los Brokers y, en algunos casos, los costes de transferencias de dinero que cobran los bancos. Por lo tanto, hay que conocer muy bien las reglas fiscales de cada país en el que se invierte y el funcionamiento de sus bancos para evitar pérdidas de dinero.

7. Mantener siempre dinero líquido suficiente para cubrir el peor escenario personal posible.

Los imprevistos financieros son una posibilidad en la vida y hay que tener siempre presente dicha posibilidad. La vida de cada persona es diferente y sus necesidades generales también, pero una buena dosis de planificación financiera puede ayudar a superar esas dificultades que, aún con previsión, se presentan en la vida como un divorcio, multas y sanciones económicas, enfermedades u otras contingencias.

Normalmente son este tipo de imprevistos personales los que terminan generando una urgencia financiera que da al traste con toda una planificación de Cartera de Valores en Bolsa, obligando a vender sus activos subyacentes con pérdidas que, a veces, pueden ser muy importantes.

Por eso es importante tener siempre dinero líquido para no sólo cubrir imprevistos, sino también poder aprovechar las oportunidades de negocios que surgen durante las crisis financieras.

8. No dejarse llevar por el pánico a la hora de tomar decisiones de inversión.

Se dice que el Pánico es el motor de los Mercados, el MIEDO A PERDER DINERO es algo muy humano, y los inversores no escapan a él. Es lo que se conoce como el PÁNICO DE LOS MERCADOS, ese miedo que motiva compras y ventas impulsivas en la Bolsa sin hacer análisis adecuados.

Dejarse llevar por dicho pánico suele acarrear consecuencias desastrosas para las Carteras de Inversión, por lo tanto se debe tener conocimientos sobre la PSICOLOGIA DE LOS MERCADOS para no tomar decisiones precipitadas.

El miedo genera estrés y es mal consejero en materia financiera si se convierte en pánico. El miedo es una reacción natural humana ante el peligro que activa el instinto de conservación. Dicho miedo puede ser un aliado, siempre y cuando no se convierta en pánico, para determinar si es conveniente permanecer en Bolsa o salirse para reducir pérdidas.

Es muy importante saber cuándo entrar y salir de la Bolsa para ganar dinero, o reducir pérdidas que deberán ser asumidas de una manera sana.

9. Saber aceptar equivocaciones para reducir pérdidas.

La incertidumbre es algo inherente a la Bolsa por lo que es fácil equivocarse a pesar de seguir las reglas de los Mercados y fundamentar bien las decisiones de cartera.

Por lo tanto, es inevitable incurrir a veces en pérdidas por errores de análisis y esperar a que ocurra algún milagro que enderece las cosas no es la mejor solución en estos casos.

En ocasiones no será posible evitar pérdidas, pero sí reducirlas sabiendo asumir el error y salirse de Bolsa para después recuperarse.

Hay momentos en los que es de sabios esperar, y de imprudentes permanecer. Si está claro que se han tomado decisiones equivocadas es mejor asumirlas y reducir pérdidas para evitar males mayores.

10. Tener claro que invertir en Bolsa conlleva siempre un alto riesgo de perder dinero, pero también da posibilidades de ganarlo dentro de un ambiente en el que nunca existe la certeza absoluta.

La valoración del riesgo depende de la personalidad de cada inversor, los intrépidos y temerarios tienden a minusvalorarlo, los cobardes tienden a sobrevalorar los riesgos buscando certezas y zonas de confort absolutas.

La vida es riesgo y en ese sentido las Bolsas de Valores no son diferentes.

Para invertir en Bolsa hay que tener siempre presente que las garantías no existen, y saber determinar la cantidad de riesgo que las finanzas personales pueden asumir.

Lo cierto es que la Inversión en Bolsa no es para cobardes, requiere intrepidez fundamentada en conocimiento para ganar dinero en un ambiente donde las certezas absolutas NO EXISTEN.

Sin embargo, una cosa es ser intrépido y otra temerario. La Temeridad es mala para las Finanzas, al igual que la Cobardía.

Saber invertir implica mantener un equilibrio entre ambas cosas por lo que se puede decir con rotundidad que La Bolsa no es para temerarios ni cobardes. Invertir en Bolsa requiere equilibrio y cierta dosis de sangre fría para saber aguantar la tentación de hacer compras o ventas que acaban lamentándose después.

 

A partir de aquí el que respete estas reglas debería tener resultados satisfactorios en sus inversiones financieras siempre y cuando tenga presente que EN BOLSA LA CERTEZA NO EXISTE.

 

Comparte esto:
Share